martes, 14 de mayo de 2013

Destierro a la memoria...


Desde que me embarque en este mundo de la palabra escrita en la red, donde he volcado a menudo mis pensamientos. Los he reflejado a través de varios proyectos, la mayoría individuales, algunos colectivos.

En esta tarea he invertido un gran esfuerzo; de reflexión, de trabajo, de empatía... Mi pensamiento ha evolucionado con el transcurso del tiempo, con las nuevas experiencias.

Tengo tendencia a destruir y desterrar a la memoria las etapas que voy quemando en mi avance. Esa misma tendencia la tengo con mis lecturas. Una vez aprendida una lección la condenso para el futuro que, solo en la memoria, permanecerá ligada con las experiencias concretas.

No me ligo al pasado mas allá de lo que se liga un arquitecto con los ladrillos con los que construye un edificio. En este caso el edificio soy yo mismo.

Este ultimo lazo, el de la memoria, visto desde un presente, siempre guiado por la reflexión abierta del momento, es el que me permite y me anima a replantearme de nuevo cada cuestión resuelta cuando es preciso, volviendo a la raíz, con la intención de no dar nunca nada por asentado hasta el día de mi muerte.

Ninguna puerta totalmente cerrada, ningún camino descartado de modo definitivo... El presente es el único tiempo real.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Bienvenido, gracias por tu visita!