lunes, 26 de agosto de 2013

El sur no siempre muere en silencio ...



A Coruña - Galicia (España), a 26 de Agosto de 2013

Hoy quería hacer una reflexión en voz alta sobre la actitud de los ciudadanos, de los pueblos,  ante los abusos de los poderes políticos, económicos y de otra índole, como de los supuestos referentes morales o los medios de difusión de cualquier orientación. También quiero extender mi reflexión a la realidad, las realidades virtuales y la desconexión temporal programada de la realidad por voluntad propia y/o bajo impulso programado de los poderes establecidos.

Quiero que esta reflexión sirva para analizar la situación de mi país y de otros, ahora, antes y tal vez mañana, ante circunstancias similares, quiero reflexionar sobre como y por que actúa mi gente en respuesta a la realidad que vive.


Desde A Coruña - Galicia (España), para cualquiera que siga este espacio en texto, voz o vídeo desde cualquier lugar del mundo...

Sur, Norte, Izquierda, Derecha, solo palabras para abreviar y encasillar en definiciones el presente, la historia y los proyectos que llamamos futuro, las trayectorias de los individuos, los grupos y lo que de cada uno de ellos se espera, para definir y colorear el tapiz de la realidad sobre el fondo del tiempo.

Hoy, aquí, ahora ¿como, cuando y por qué?¿De donde venimos?¿Hacia dónde vamos?¿Cuál es nuestro papel en este tablero en que nos jugamos la vida?

En este momento en España una parte importante de la población piensa que ha perdido derechos reconocidos desde hace mucho tiempo (ganados con sangre sudor y lagrimas). Siente la nueva situación y su evolución previsible como una amenaza para el camino hacia la realización social práctica de los derechos humanos en el entorno que depende de su voluntad política, directamente en su territorio o con más largo alcance a través de la extensión virtual del alcance que proporcionan los medios de difusión en texto, imagen y video tradicionales e INTERNET, rompiendo los limites de la división artificial de los mapas políticos establecidos.

Esta percepción llevó en su momento a una reactivación de la conciencia social y política ciudadana durante la actual etapa constitucional, adormecida temporalmente por asumir que seguíamos una trayectoria que, aunque lentamente, con altibajos, nos llevaba de modo inexorablemente en la dirección correcta. El punto de comienzo de este cambio podría situarse en torno a Mayo de 2011, en el comienzo de movimiento 15M.

El comienzo visible del movimiento marcó un punto de inflexión, el cambio de percepción de la globalidad y unidad de minimos del pensamiento y acción (incluso internacional), como reacción al cambio de situación y la visión del papel jugado por los poderes establecidos y sus actuaciones, en esa perdida de derechos.

El paso del tiempo, la oposición de los poderes con violencia o simple resistencia al avance en respuesta al pensamiento y acción de los ciudadanos como colectividad unida, llevó por la vía del  agotamiento social  a una nueva etapa de mayor fragmentación de pensamiento y  acción. La perdida de cohesión  por el enorme esfuerzo empático requerido por tiempo tan largo, de unidad de acción visible y de percepción de capacidad para impulsar cambios de gran calado, ha contenido como un dique de modo temporal los cambios, limitandolos, parcelandolos, frenandolos sin detener por completo su avance.

La colectividad percibió los cambios de la actuación de los poderes como resistencia activa, pasiva y desidia. Activa por la fuerza bruta de la coerción desde dentro o fuera de los limites del marco legal establecido, por la introducción de cambios legislativos orientados a agotar sus esfuerzos y disminuir sus posibilidad de introducir cambios desde la legalidad establecida, por resistencia frenando la difusión de información y la reflexión individual y colectiva.

La percepción social de la necesidad de introducir cambios en el modo de hacer efectiva su soberanía por la vía política no ha cambiado, la percepción del abuso de los poderes delegados en la clase política a través de mecanismos de representación, la percepción de la corrupción y los excesos tolerados por la misma a los poderes económicos y de otra índole no ha cambiado... Los motivos de reacción ciudadana y la perdida de derechos persiste, la conciencia de necesidad de corrección de rumbo también. El tiempo corre. La ira crece, solo moderada por el miedo y el agotamiento que todo lo frenan temporalmente...

Solo falta por ver cual de los factores que mantienen el cambio en suspenso crece con mayor velocidad o intensidad. De ello depende que el cambio que vendrá sea progresivo o brusco, que sea pacífico o violento, pero el cambio llegará pese a quien pese y la forma y tiempo de llegada marcará el precio a pagar  por quienes manejan los poderes establecidos y los ciudadanos que los soportan muy a su pesar en estos momentos...

Por ahora la sociedad espera, sufre en silencio, pero la presión crece de modo dificilmente controlable y la paciencia no es infinita.

El sur, la izquierda, la sociedad y las naciones no siempre mueren en silencio. A veces gritan, luchan y sigen caminos de ruptura sin concesiones a la racionalidad hasta que las aguas se calman por si mismas. Como un péndulo, los colectivos se agitan con fuerza y violencia hasta que encuentran un nuevo punto de equilibrio inestable limitado por el tiempo y las corrientes de los pensamientos, las acciones y las reacciones humanas. 

De ti que me estás leyendo, espero tus reflexiones, respuestas tal vez... La claridad mental de la colectividad es fruto de la reflexión de los individuos, del diálogo abierto y el paso del tiempo.

En la arena de este circo nos veremos, detrás de la cámara, con el bolígrafo en la mano, estaré como testigo cuando las circunstancias lo permitan...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Bienvenido, gracias por tu visita!