viernes, 30 de agosto de 2013

Informador

La...

.... es el camino

Desde A Coruña - Galicia (España), para cualquiera que siga este espacio en texto, voz o vídeo desde cualquier lugar del mundo...

Las Facultades de Ciencias de la Información imparten conocimientos necesarios para el ejercicio del periodismo profesional tanto genéricos como específicos. Entre los primeros podemos citar Economía, Sociología, Historia y Derecho entre otros y entre los segundosTeoría de la Comunicación, la Tecnología, la Empresa Informativa y la Redacción periodística entre otros.

Al periodismo, ejercido por los medios a través de periódicos, cadenas de radio y televisión e internet, sin duda las sociedades modernas le han adjudicado un importante papel, mantener informada a la población de las cuestiones relevantes, haciendo esta información asequible para todos ellos, independientemente de su capacitación y conocimientos en los diversos temas.

El motivo de este esfuerzo de información y docencia no es trivial. Aunque las cámaras de representantes de los estados son quienes son en realidad los encargados de crear leyes que rijan todos los aspectos de la vida y es tarea del gobierno de cada nación tomar las decisiones en el día a día y hacerlas cumplir para el buen funcionamiento diario de la vida de un país y son la justicia y los cuerpos de seguridad los encargados de hacer respetar las leyes, en realidad son los ciudadanos quien han de elegirlos para ejercer en su nombre la soberanía de que son titulares.

La libertad, el ejercicio de esa libertad, concebida no solo como libertada individual, sino la de la colectividad a través de sus representantes, ha de ejercerse desde el conocimiento lo mas profundo posible de la realidad, de la actuación de sus representantes en su nombre, de las consecuencias derivadas de sus decisiones. Esto es parte de la esencia de la democracia, la condición necesaria para que cumpla su finalidad declarada.

La realidad es que los parlamentarios no siempre cumplen con la voluntad declarada a sus votantes, ellos como los gobiernos que nacen de las mayorias o de las alianzas politicas no siempre cumplen con sus compromisos electorales. Sobre ello tienen una responsabilidad que debería ser exigible, antes a través de las camaras que de la justicia, sin exclusión, sin que ambas vias sean incompatibles o excluyentes entre si.

La realidad es que los periodistas no siempre cumplen con su papel de informar objetivamente o de dar opinión fundamentada, de dar toda la información relevante... Tanto o más se puede decir de los periódicos, radios, televisiones o medios reconocidos en la red. La voluntad de informar de modo completo, imparcial y con veracidad depende tanto de los profesionales como de los medios, pero la capacidad de controlar las publicaciones y la responsabilidad de las mismas responde en ultima instancia a los medios.

El caso del periodismo es un caso peculiar. Se otorga a empresas privadas el papel de defender un derecho, basándose para ello en su independencia de los poderes públicos, de los gobiernos, de las empresas, de los poderes económicos, algo que no siempre es cierto. De hecho como empresas que precisan de la financiación de los bancos u otros inversores, reciben a menudo subvenciones que los hacen dependientes y permiten que puedan ser sometidos a presiones bajo la amenaza de retirada de las ayudas o propaganda institucional o de empresas...

En este contexto, bajo el paraguas no siempre benévolo de esta realidad, la libertad de acceso al conocimiento y su publicación siempre está en entredicho... Por otra parte el ritmo de flujo de información que genera un mundo cada vez mas complejo es un inconveniente frente al flujo mas lento de información de otras épocas con un ritmo de vida mas lento. Esta situación es la que hace necesaria una implicación de los medios, los profesionales y de los ciudadanos en un estricto control de la suficiencia, veracidad y oportunidad del momento de suministro de la información estableciendo prioridades claras en su difusión por su relevancia, por la necesidad de su conocimiento para la toma de decisiones, dejando siempre un lugar, por unos u otros medios, para dar toda la información relevante sin exclusión o haciendo referencia a otros medios donde se difunda, en medios de información mas especializados, cuando no pueda ser tratada en los medios generalistas.

En esta concepción de la comunicación se ha dado por supuesto durante muchos años que solo es el legislador el que puede tomas las decisiones en la elaboración de leyes, que solo es el gobierno el que toma decisiones, que solo es el periodismo tradicional el que informa adecuadamente.... ¿Es esto cierto? Yo pienso que no. En muchos países los ciudadanos votan directamente a través de referendums o plebiscitos, fuerzan mediante presión ciudadana suficiente la toma de decisiones de los gobiernos cuando contravienen sus compromisos o no gustan a los ciudadanos aunque no estuviesen contempladas en los compromisos electorales, a menudo los medios de publicación ciudadanos en papel o a través de la red, ya sean gestionados por organizaciones sociales o individuos, informan de manera libre con mas veracidad, velocidad y prontitud que ningún medio de difusión periodístico.

Esta circunstancia hace visible la necesidad de un periodismo ciudadano, entendido como iniciativa de organizaciones o personas que, utilizando la capacidad de que disponen, individual o colectivamente, informen de los hechos que ocurren en su cercanía o expresen opinión sobre acontecimientos que ocurren en lugares más lejanos sin dependencia alguna de las facilidades que les den los gobiernos o los medios periodisticos.

Ambos, periodismo tradicional y periodismo ciudadano, están sometidos a las mismas leyes, ambos tienen derecho a expresar su conocimiento y opinión, queda al criterio de los receptores juzgar la calidad y la veracidad de la información recibida y dar por ello reconocimiento o descrédito.

En ultima instancia la libertad de cada individuo, la necesidad de tomar decisiones informadas según el propio criterio y la obligación de buscar el conocimiento para que las decisiones sean correctas son derechos y obligaciones irrenunciables, pues en otro caso pierde su sentido toda la concepción de sociedad democrática que tenemos. Cada día que un ciudadanos renuncia a ellos construye un eslabón de la cadena de su esclavitud, cada vez que un estado, empresa, organización, poder de cualquier otra índole o individuo de se lo dificulta o impide está construyendo la desligitimación de su propio poder reconocido y su autoridad moral para el ejercicio del mismo.

De ti que me estás leyendo, espero tus reflexiones, respuestas tal vez... La claridad mental de la colectividad es fruto de la reflexión de los individuos, del diálogo abierto y el paso del tiempo.

En la arena de este circo nos veremos, detrás de la cámara, con el bolígrafo en la mano, estaré como testigo cuando las circunstancias lo permitan...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Bienvenido, gracias por tu visita!