martes, 24 de septiembre de 2013

Parlamento: Derecho de la oposición a la investigación y debate parlamentario

Sin duda se puede discutir sobre si la mayoría da la razón, pero indiscutiblemente la mayoría tiene la capacidad de vencer en una votación parlamentaria y, en democracia, los partidos de la oposición deben saber aceptarlo o renunciar a las reglas de juego democráticas y a la democracia en si, aunque este es un planteamiento demasiado simplista, pero...

¿Es lícito (*) utilizar las mayorías para eludir el debate político público o la investigación parlamentaria de cuestiones espinosas para el partido o coalición que tiene la mayoría parlamentaria simplemente porque su mayoría le otorga la capacidad reglamentaria para eludirlo?

No me planteo esta reflexión por primera vez, pero me la ha traido de nuevo a la memoria el articulo del periódico Publico.es de 23 de Septiembre de 2013 titulado "El rodillo del PP impide reprobar a Rajoy por mentir sobre Bárcenas".

Desde A Coruña - Galicia (España), para cualquiera que siga este espacio en texto, voz o vídeo desde cualquier lugar del mundo...



Este artículo habla sobre la negativa de la Mesa del Congreso a admitir a debate en el pleno de hoy 24 de Septiembre de 2013 las mociones del PSOE e Izquiera Plural que planteaban "reprobar al Presidente del Gobierno D. Mariano Rajoy Brei porque, a su juicio mintió en el Parlamento al hablar sobre el caso Bárcenas.

Luego de leer el citado artículo, en el cual se habla de las practicas habituales y el reglamento del congreso en caso similares tomo literalmente  de el estas frases para explicar mi punto de vista y mi "sorpresa": 

"No es habitual que la Mesa rechace discutir este tipo de iniciativas -mociones consecuencia de interpelaciones que se debatieron en el pasado pleno-, ya que suelen entrar automáticamente en la sesión siguiente.
Sin embargo, el artículo 184 del reglamento del Congreso sí establece que "la Mesa admitirá la moción si es congruente (*) con la interpelación" debatida anteriormente".

"La vicepresidenta primera del Congreso, Celia Villalobos, ha argumentado después a los medios que las interpelaciones y las mociones consecuencia de ellas tienen que versar sobre cuestiones de política general que dependen del Gobierno, y "las decisiones de los partidos no son competencia" del Ejecutivo ni a éste se le puede hacer responsable.
Según ha explicado, hay precedentes de mociones para intentar recusar a ministros o al Gobierno en su conjunto, pero por cuestiones que afectan a la acción del Ejecutivo. "Lo que no es competencia del Gobierno es lo que sucede en un partido político", ha alegado."

Luego de leerlo me hago 2 preguntas "filosóficas":

  1.  ¿La supuesta Financiación Ilegal de los partidos es una cuestion de Política General? Tal vez debería explicar alguien a este iletrado en cuestiones políticas cual es la definición de Política General, tal vez eso aleje mis dudas.
  2. Si, según la información que he encontrado en la red, el Sr. Rajoy es Presidente del Gobierno y al tiempo Presidente del Partido Popular (desde el XV congreso) creo que en el casan las responsabilidades del partido y del Gobierno. ¿Como es que la Sra. Villalobos busca tan remilgado argumento sobre la "acción del Gobierno"? ¿Se refiere con ello al Gobierno del Partido Popular o al de la Nación? 

Creo que en ambos casos debería preguntar a la misma persona



¿Verdad?


La claridad mental de la colectividad es fruto de la reflexión de los individuos, del diálogo abierto y el paso del tiempo. Todos los caminos se abren dando un primer paso y yo procuro cada día abrir camino en la medida de mis posibilidades.

En la arena de este circo nos veremos, detrás de la cámara, con el bolígrafo en la mano, estaré como testigo cuando las circunstancias lo permitan, pero no esperes de mi solo la simple observación, a menudo estaré en la procesión y tocando las campanas...

(*)
Congruencia:  f. Relación lógica y coherente que se establece entre dos o más cosas.

Congruente: adj. Coherente, razonable, oportuno.

Legítimo, ma.: Adj. Conforme a las leyes. Adj. lícito (justo). Adj. Cierto, genuino y verdadero en cualquier línea.

Lícito, ta.: Adj. Justo, permitido, según justicia y razón. Adj. Que es de la ley o calidad debida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Bienvenido, gracias por tu visita!