viernes, 4 de octubre de 2013

DERECHOS, NEGOCIOS, SERVICIOS SOCIALES

A menudo me pregunto que define nuestro modo de vida. Me pregunto por nuestros sueños, por nuestra realidad cotidiana, por nuestro contrato social.

Es el camino perfecto para definir como utopía toda la ética que alimenta nuestros sueños de lo que decimos querer ser, como mentira nuestro esquema social y como distopía nuestra realidad cotidiana.

La distopia social, alimentada por el egoismo, la huida de la mano del doblepensar y el poder alimentando el miedo que lo sustenta en la gloria del status quo.

Desde A Coruña - Galicia (España), para cualquiera que siga este espacio en texto, voz o vídeo desde cualquier lugar del mundo...



Si leo un periódico EN TIEMPOS DE CRISIS encuentro en la primera plana bajo un paraguas de mentiras y medias verdades un anuncio para dar solución a la disfunción eréctil.

En la busqueda del programa de actividades de un ayuntamiento se aloja la propaganda de un prostíbulo de alto standing, en la de información sobre desahucios de un buscador ocupan un primer lugar los abogados especializados en favorecerlos y los cobradores de morosos por la via expeditiva...

Redefina moralidad, ética, valores, prioridades, derecho, justicia, servicios sociales, referentes morales... y REINICIE EL SISTEMA SOCIAL o siga ALENTANDO SU SUICIDIO POR EL DESPEÑADERO ciudadano de ojos vendados por el DOBLEPENSAR hipócrita y miedoso, temeroso del PODER ECONOMICO y POLITICO que se sienta a esperar el DESASTRE en una orgia de jamon GOURMET y buenos vinos con fondo musical.

La claridad mental de la colectividad es fruto de la reflexión de los individuos, del diálogo abierto y el paso del tiempo. Todos los caminos se abren dando un primer paso y yo procuro cada día abrir camino en la medida de mis posibilidades.

En la arena de este circo nos veremos, detrás de la cámara, con el bolígrafo en la mano, estaré como testigo cuando las circunstancias lo permitan, pero no esperes de mi solo la simple observación, a menudo estaré en la procesión y tocando las campanas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Bienvenido, gracias por tu visita!