sábado, 5 de octubre de 2013

Desahucios: Stop Desahucios Coruña acompañó a Elisabeth Sanlés a Juzgados y Servicios Sociales

La soledad, elegida a menudo por los propios afectados por una vergüenza que a menudo no tiene base alguna ni motivos, es la mayor de sus debilidades frente a un estado que ha perdido todo su pudor de la mano del neoliberalismo salvaje que atenaza sus entrañas.

Es el desahucio, el abandono de toda pretensión de reconocimiento y defensa de los derechos sociales. Es la garra cruel del estado dominado por el gran capital y la banca, la combinación perfecta de colmillos y veneno con guante de seda, el que le proporciona la compra y venta de las fuerzas que sustentan desde la "regulación de la información" la perfecta impostura del estado de derecho.

Ayer, 4 de Octubre de 2013, Stop Desahucios Coruña acompañó a Elizabeth Sanlés en sus reclamos ante los juzgados en un último esfuerzo para paralizar el desahucio que la amenaza a ella y a sus hijos menores, algunos de muy corta edad.

Desde A Coruña - Galicia (España), para cualquiera que siga este espacio en texto, voz o vídeo desde cualquier lugar del mundo...


Elizabeth Sanlés acompañada y respaldada por Stop Desahucios Coruña

El juzgado reconoce la situación de vulnerabilidad social capaz de activar el protocolo establecido entre Xunta, Juzgados y FEGAMP, pero justifica la inacción en el menor rango normativo del protocolo frente a la actual legislación.

Los servicios sociales no reconocen la vulnerabilidad y con confusión de datos echan una nube de humo sobre la realidad de los hechos cual un calamar para alejar la molestia de las preguntas incómodas.

En todo caso todos escurren bultos y respuestas en espera de los hechos consumados que luego alegaran para eludir toda responsabilidad e indicar que es imposible todo remedio... El reloj corre y el martes por la mañana estan como fecha y hora marcados para la ejecución de la sentencia de insolidaridad social con el peso, la acción o inacción de todos los poderes del estado en defensa de los derechos sociales.

Nos cuentan una historia, nos venden humo político y, mientras tanto, el contador de los "muertos sociales" corre sin piedad.

Establecen convenios que llenan titulares, luego los unos, los otros y los de mas allá mueven los hilos y ante la protesta nos demuestran que toda promesa que no esté marcada a fuego en la letra de la ley son palabras vacias, puro humo político.

¿Cual será el siguiente sueño de humo de la próxima generación?¿En que creeran?¿Como les mentiran?¿Cuanto y cuando empezarán a pagar su fe en personas, instituciones, poderes,...? Ahora es el momento de detener las garras que atenazaran en un largo futuro a nuestros hijos y nietos apenas abandonen el nido.

¿Y tu que vas a hacer? Yo lo se, estaré allí, porque con cada batalla perdida estamos más cerca de perden una guerra cuyos muertos lamentaremos durante generaciones, mientras esperamos luchando con uñas y dientes recuperar poco a poco los derechos perdidos, pagando con sangre sudor y lagrimas cada metro de terreno recuperado.

La claridad mental de la colectividad es fruto de la reflexión de los individuos, del diálogo abierto y el paso del tiempo. Todos los caminos se abren dando un primer paso y yo procuro cada día abrir camino en la medida de mis posibilidades.

En la arena de este circo nos veremos, detrás de la cámara, con el bolígrafo en la mano, estaré como testigo cuando las circunstancias lo permitan, pero no esperes de mi solo la simple observación, a menudo estaré en la procesión y tocando las campanas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Bienvenido, gracias por tu visita!