martes, 29 de octubre de 2013

España: El diablo tiene su propio paraiso donde la maldad es ley

Si George Orwell buscase ahora un marco temporal y geográfico en el que situar su "paraiso" de la degradación política y social sin duda no habría elegido el mismo país; tampoco la misma ciudad y tiempo.

En realidad no se alejó demasiado del blanco al enfocar su punto de mira crítico pero, en el tiempo que nos ha tocado vivir, como en su tiempo ficticio, podría haber enfocado en muchas otras direcciones sin que los medios informativos de este u otros países hubiesen reflejado una diferencia significativa, dado que todos reflejan la presencia del ojo del huracán en lugares distintos, pero por igual lejanos de las fuentes de sus ingresos...

Según el presidente y ministros del actual gobierno este país no solo es Jauja, sinò que está avanza hacia la perfección, pero yo jamás he encontrado, ni espero encontrar en él, en los dias vividos o los que me quedan, los rios de leche y miel...

Desde A Coruña - Galicia (España), para cualquiera que siga este espacio en texto, voz o vídeo desde cualquier lugar del mundo...



"Ustedes hagan la ley, que yo haré el reglamento." 

En España la degradación de los principios constitucionales ya de por si flojos, y a menudo retóricos, se agrava de modo creciente a cada nivel que se baja en el desarrollo legislativo y reglamentario.  El respeto y obediencia de los principios constitucionales, las leyes y los reglamentos es menor a cada escalón que se sube en el poder político y económico.

La "resignación" de una parte importante de la población ante una situación general aberrante, que además sufre una degradación progresiva, proviene de la falta de alternativas en y desde el poder político y económico y el bloqueo sistemático, en ocasiones violento, de todas las iniciativas de protesta desde una posición de manifiesto desprecio del pensamiento ciudadano en el que no se escatiman desde los poderes y los medios, las actitudes chulescas, la desvergüenza  y las burla...

El humor no remedia, pero al menos alivia, sin esconder la verdad...

¿Quién desde esta descripción de la situación pediría por propia iniciativa la ciudadanía española?

La respuesta es fácil: 
  • Los privilegiados foráneos a quienes ampara el marco legal tanto como a los aborígenes.
  • Las mafias y delincuentes poderosos a quienes la legislación, la justicia y las fuerzas del orden no quieren y/o pueden perseguir en condiciones.
  • Los ciudadanos de países mas pobres, con marcos legales menos respetuosos con los ciudadanos, con policía todavía menos respetuosa con los derechos de los ciudadanos...

La claridad mental de la colectividad es fruto de la reflexión de los individuos, del diálogo abierto y el paso del tiempo. Todos los caminos se abren dando un primer paso y yo procuro cada día abrir camino en la medida de mis posibilidades.

En la arena de este circo nos veremos, detrás de la cámara, con el bolígrafo en la mano, estaré como testigo cuando las circunstancias lo permitan, pero no esperes de mi solo la simple observación, a menudo estaré en la procesión y tocando las campanas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Bienvenido, gracias por tu visita!