domingo, 17 de noviembre de 2013

Concentración de "Nunca mais" en A Coruña en protesta por la vergonzosa sentencia por los vertidos a raíz del hundimiento del petrolero Prestige

El día 19 de noviembre de 2002 se hundió frente a las costas gallegas, a unas 28 millas de Fisterra, un barco petrolero (monocasco) de Liberia, que operaba bajo la bandera de Bahamas, con una carga de 77.000 t de fueloil, ocasionando un vertido que provocó uno de los mayores desastres ecológicos de la historia de este país alcanzando también en parte las costas portuguesas y francesas.

El viernes 15 de Noviembre de 2013 hubo concentraciones en toda Galicia  por la vergonzosa sentencia por el hundimiento y posterior marea negra del petrolero Prestige.

Desde A Coruña - Galicia (España), para cualquiera que siga este espacio en texto, voz o vídeo desde cualquier lugar del mundo...

Concentración de protesta en el Obelisco en A Coruña

A las 20 h del 15 de noviembre hubo concentraciones con miles de asistentes en A Coruña y en muchas otras ciudades de Galicia en protesta por la vergonzosa sentencia por la marea negra causada por el hundimiento del petrolero Prestige. Varios miles de personas, convocada por la plataforma "Nunca mais", se concentraron en el Obelisco de Los Cantones para expresar su protesta. Ocuparon más de la mitad del Cantón Grande, pero sus gritos de protesta llegaban mucho más lejos.

En este proceso cuya instrucción se ha desarrollado en casi 10 años y el propio juicio en unos 9 meses, solo ha dado como resultado que el capitán del barco sea condenado a nueve meses por "desobediencia a la autoridad"; el resto de los responsables de las condiciones del buque y  de las decisiones tomadas desde que se declaró la via de agua, ha resultado absueltos. Las partes estudian recurrir a otras instancias o por otras vias judiciales para conseguir el castigo de los responsables y la recuperación de los daños económicos producidos por el vertido.


Video de la concentración ante el Obelisco en A Coruña

Esta catástrofe ecológica y económica provocó en su momento una reacción  solidaria muy importante en la que miles de ciudadanos, no solo gallegos sino también de otras comunidades autónomas e incluso de otros países, se implicaron en la retirada del chapapote de las costas de Galicia durante mucho tiempo y a menudo con medios precarios.

La Xunta de Galicia puso en la labor de retirada del chapapote a una empresa y material de limpieza y protección, pero las proporciones de la colaboración ciudadana, que a  menudo llegaba por y con sus propios medios,  superaron con creces las previsiones y los medios puestos por la comunidad.

A menudo el entusiasmo de los colectivos profesionales del mar y otros muchos ciudadanos en la labor chocó con la escasa implicación de los "profesionales" de la labor de limpieza, llevando en ocasiones a desacuerdos y enfrentamientos.

En este día muchos de ellos lamentarán sin duda la falta de castigo de los responsables de las decisiones que llevaron al hundimiento y posterior marea negra. En este país, cuando es en verdad necesario, los ciudadanos superan con mucho a la clase dirigente e en implicación social ante los problemas.

La claridad mental de la colectividad es fruto de la reflexión de los individuos, del diálogo abierto y el paso del tiempo. Todos los caminos se abren dando un primer paso y yo procuro cada día abrir camino en la medida de mis posibilidades.

En la arena de este circo nos veremos, detrás de la cámara, con el bolígrafo en la mano, estaré como testigo cuando las circunstancias lo permitan, pero no esperes de mi solo la simple observación, a menudo estaré en la procesión y tocando las campanas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Bienvenido, gracias por tu visita!