sábado, 2 de noviembre de 2013

La via judicial. Cuando las protestas en la calle no bastan.

Aunque soy pesimista en todo lo humano, no por ello he dejado de luchar en cada batalla. Soy partidario de agotar todas las vías legítimas para alcanzar la meta del desarrollo efectivo de todos los derechos, desde las que llevan a una democracia plena, a las que llevan a una justicia social efectiva.

Desde A Coruña - Galicia (España), para cualquiera que siga este espacio en texto, voz o vídeo desde cualquier lugar del mundo...

Si en realidad queremos cambiar aquello que no nos gusta en nuestro sistema de organización social, en las estructuras de los tres poderes, es necesario recurrir a todas las vías legítimas para hacerlo, sin descartar a priori ninguna por considerarla poco efectiva. Solo cuando se han agotado todas las vías se puede dar por perdida la batalla por los canales ordinarios.

Los movimientos sociales, los sindicatos, los partidos políticos han hecho uso hasta la saciedad de las movilizaciones de protesta en la calle, de huelgas pero... ¿Se ha hecho uso suficiente de las reclamaciones por la vía judicial? Yo creo que no.

Son las acciones por la vía judicial las que han llevado a directivos y miembros de los consejos de administración de las antiguas Cajas de Ahorros a asumir, muy a su pesar, las consecuencias de sus actuaciones en el ejercicio de sus cargos. Son las acciones legales contra políticos corruptos las que poco a poco han llevado a la imputación de alcaldes, consejeros de comunidades autónomas, ministros,...

A menudo esas actuaciones de la policía y la justicia han sido promovidas por personas particulares para defender sus intereses y derechos, pero a menudo también para defender intereses y derechos de la colectividad... ¿Por qué asociaciones, partidos, sindicatos u otras organizaciones con entidad legal no han promovido más actuaciones judiciales en cuestiones de relevancia para toda la colectividad hasta agotar la vía judicial para sentar jurisprudencia ante tribunales nacionales, europeos o mundiales? 

La actuación en la calle y la actuación en el campo de la política son mucho, pero no lo son todo. El poder judicial tiene un papel que cumplir, aun con las limitaciones que le son propias y está en nuestra mano mover todos sus hilos.

La claridad mental de la colectividad es fruto de la reflexión de los individuos, del diálogo abierto y el paso del tiempo. Todos los caminos se abren dando un primer paso y yo procuro cada día abrir camino en la medida de mis posibilidades.

En la arena de este circo nos veremos, detrás de la cámara, con el bolígrafo en la mano, estaré como testigo cuando las circunstancias lo permitan, pero no esperes de mi solo la simple observación, a menudo estaré en la procesión y tocando las campanas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Bienvenido, gracias por tu visita!