lunes, 28 de abril de 2014

Bipartidismo: El fin de la razón

Bipartidismo, rememorando una lección que ya deberíamos haber aprendido con Cánosvas y Sagasta ¿Como por todos los demonios nos hemos dejado embaucar por semejantes elementos? Será por puro desgaste mental mediático comprado con el peso de nuestros impuestos. Nunca es tarde para despertar.

Quienes sepan más de historia, quienes conozcan más nuestra peculiar manera de ser y vivir, y quienes disfruten con la política y la psicología de masas seguro que podrán opinar con más conocimiento que yo.

Desde A Coruña - Galicia (España), para cualquiera que siga este espacio en texto, voz o vídeo desde cualquier lugar del mundo...

De Canovas y Sagasta nos queda una lección que rememoramos a través de la Inglaterra presente de forma tímida y demasiado convencional en mi opinión, pero algunos pretendemos ampliarla con una visión más abierta, con un abanico mas amplio de pensamientos políticos que deben tener un denominador común en el cambio de mecanismos políticos para una mayor participación directa de los ciudadanos en la política. Espero que hayamos madurado más de lo que nuestros actos parecen mostrar, espero que estemos a la altura del presente. Se verá.

Curiosamente Cánovas y Sagasta surgieron en la "Restauración Borbónica", la historia se repite con los dos lelos que nos han afligido desde 2.004 y sus "brillantes" antecesores que asentaron los pilares del desastre en que nos han sumido vendiendo nuestros derechos por un plato de lentejas. No estaría de más romper algunos viejos moldes y desechar lo caduco.

Recomiendo buscar en Google, en imágenes, la palabra bipartidismo. El humor es que tiene sus momentos, y esta etapa de nuestra historia da para muchas risas, aunque algunas, no por esperadas, sean menos amargas.

La claridad mental de la colectividad es fruto de la reflexión de los individuos, del diálogo abierto y el paso del tiempo. Todos los caminos se abren dando un primer paso y yo procuro cada día abrir camino en la medida de mis posibilidades.

En la arena de este circo nos veremos, detrás de la cámara, con el bolígrafo en la mano, estaré como testigo cuando las circunstancias lo permitan, pero no esperes de mi solo la simple observación, a menudo estaré en la procesión y tocando las campanas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Bienvenido, gracias por tu visita!