lunes, 28 de abril de 2014

El miedo a que se abra la veda

La política, la banca, la empresa,  la justicia, la prensa, los ciudadanos... ¿Alguien queda sin miedo a que se abra la veda...)

Desde A Coruña - Galicia (España), para cualquiera que siga este espacio en texto, voz o vídeo desde cualquier lugar del mundo...

Son tiempos de miedo, por eso proliferan los sinvergüenzas, en el caldo de la impunidad. Los políticos, los  banqueros, los empresarios, los jueces, los ciudadanos (yo también),... temen que se abra la veda y a todos y cada uno se les pida cuentas, que se arranquen en hechos las iras y las mayorías pierdan el respeto y el control, abriendo camino a la barbarie... Tal vez tengan razón, pero la contención a veces puede ser contraproducente, agravando lo que pretende "moderar".

Una revolución controlada y gradual, puede abrir caminos. En todo caso pienso que una revolución (Cambio importante en el estado o gobierno de las cosas) es necesaria, si se quiere evitar una revolución (Cambio violento en las instituciones políticas de una nación) o algo peor. Esto es en mi opinión tan válido para naciones como para entes supranacionales o el mundo en su conjunto.

El que crea que controlará la situación actual con psicología de masas, para dirigir a la población hacia donde quiera, quizás descubra que el miedo y sus derivados no se puede contener con una ecuación; tampoco frenar sus consecuencias mas deplorables.

Nuevos caminos o viejas derrotas. Dios nos libre de los muertos de las batallas silenciosas o visiblemente cruentas, que ni los medio de propaganda pueden ocultar.

Lo que haya de ser, será.

La claridad mental de la colectividad es fruto de la reflexión de los individuos, del diálogo abierto y el paso del tiempo. Todos los caminos se abren dando un primer paso y yo procuro cada día abrir camino en la medida de mis posibilidades.

En la arena de este circo nos veremos, detrás de la cámara, con el bolígrafo en la mano, estaré como testigo cuando las circunstancias lo permitan, pero no esperes de mi solo la simple observación, a menudo estaré en la procesión y tocando las campanas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Bienvenido, gracias por tu visita!