viernes, 20 de junio de 2014

Las puertas del estado antisocial


A menudo escucho la pregunta del millon ¿Por qué la sociedad no reacciona con fuerza creciente ante la situación social provocada por la banca, política, empresas y la deriva materialista de la sociedad instigada interesadamente en la dirección inadecuada para provecho de unos pocos?

Desde A Coruña - Galicia (España), para cualquiera que siga este espacio en texto, voz o vídeo desde cualquier lugar del mundo...



Cuando hay una situación de deterioro de las condiciones de vida, libertades y convivencia, y esta situación se prolonga en el tiempo ¿Que ocurre? Es, en mi opinión, tan evidente como simple.

Cuando se enciende un fuego para espantar el frio, este no calienta, y sin embargo consume combustible, se pierde la motivación para luchar por mantenerlo encendido. Según pasa el tiempo las ateridas víctimas del frío pierden fuerzas físicas, sucumben al desánimo, y esperan a la muerte por congelación con resignación o sucumben a la tentación del desenfreno que consume las ultimas fuerzas ahogándolas en alcohol, drogas, futbol, sexo y otras salidas que, perdida su finalidad primaria, la que le da sentido, se ahogan en vómitos, iras al árbitro y semen para morir dando vida con alcoholismo heredado a una nueva generación que se alimentará de los cuerpos de sus muertos sin compasión ni remordimiento.

En los viejos tiempos, tras una de estas locuras tipo años veinte, fruto y puerta entre dos guerras, se limpiaba el campo para la nueva hornada de mano de obra esclava y las nuevas élites, con una guerra de la mano de un nacionalismo feroz, coloreado por el tiente de ocasión o cualquier otra causa tan lejana de la mente del individuo racional y sensible como el fértil suelo de marte que solo se atreve a intuir en sueños de ciencia ficción inspirados por quienes pretenden que no mire al suelo bajo sus pies. Tan lejana es la idea de su experiencia diaria y de sus objetivos personales y sociales posibles...

¿Qué salida tomará esta nueva generación?¿Qué puertas sabremos dejarle abiertas? No lo se, pero quizás por primera vez, el alcance de visión de las élites, y el del ciudadano corriente, es igualmente grande en lo posible. Solo el acceso a información veraz los separa, pero la barrera es completamente artificial. Los individuos sumando su conocimiento y su raciocinio colectivo pueden unir las piezas y solucionar el rompecabezas con más celeridad que cualquier computadora cuántica o cerebro con selecto privilegio de acceso.

El salto intuitivo es el camino, el que lo abre la mente colectiva que puede despertar y tal vez ya esté en ese camino, ese que de modo inconsciente hace aflorar una mente brillante cada siglo para abrir los caminos de la ciencia, enfocado en este caso a la necesidad de las ciencias sociales, de la sociedad misma, para no verse abocada a un nuevo ciclo de aniquilación o reajuste brutal que ahogue toda sensibilidad para salvar la vida social a costa de la vida, libertad y conciencia de los individuos.

La claridad mental de la colectividad es fruto de la reflexión de los individuos, del diálogo abierto y el paso del tiempo. Todos los caminos se abren dando un primer paso y yo procuro cada día abrir camino en la medida de mis posibilidades.

En la arena de este circo nos veremos, detrás de la cámara, con el bolígrafo en la mano, estaré como testigo cuando las circunstancias lo permitan, pero no esperes de mi solo la simple observación, a menudo estaré en la procesión y tocando las campanas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Bienvenido, gracias por tu visita!