jueves, 31 de julio de 2014

Imagina un espacio vacio...

El que no cuestiona acepta, el que acepta y deja que pase el tiempo y las generaciones crea una generación de sometidos que aceptan sin cuestionar jamas mas allá de lo inmediato, de su propio plato.

Desde A Coruña - Galicia (España), para cualquiera que siga este espacio en texto, voz o vídeo desde cualquier lugar del mundo...



Trabaja, compra, gasta, gestiona tu dinero para que no pierda valor en una insensata carrera para conservar tus pies en el mismo lugar, en el mismo suelo que huye bajo tus pies. Este es el credo; yo me niego a creer.

Creo en el valor de los objetos, por su utilidad para satisfacer necesidades reales, esas que marcan en verdad su valor.

Imagino una sociedad despierta, que consume solo aquello que necesita, que no corre, solo camina. Que no devora, solo come. Que vive en la realidad, y no en un mundo virtual.

Creo que para que esta sociedad, que ha existido siempre, que jamás ha desaparecido, se puede levantar con fuerza y hacerse visible sobre las ruinas del consumo enloquecido y la mentalidad que lo dio a luz en una noche oscura del cuerpo y la mente.

Hacia ese tiempo y ese lugar camino. No temo al espacio vacio... ¿Y tu te sometes o cuestionas?

La claridad mental de la colectividad es fruto de la reflexión de los individuos, del diálogo abierto y el paso del tiempo. Todos los caminos se abren dando un primer paso y yo procuro cada día abrir camino en la medida de mis posibilidades.

En la arena de este circo nos veremos, detrás de la cámara, con el bolígrafo en la mano, estaré como testigo cuando las circunstancias lo permitan, pero no esperes de mi solo la simple observación, a menudo estaré en la procesión y tocando las campanas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Bienvenido, gracias por tu visita!