viernes, 5 de septiembre de 2014

Desahucios: La ley, la justicia, los funcionarios, el poder político y las voces de la ciudadanía

Cuando de derechos humanos básicos, de su reflejo en las leyes y el papel que distintos ciudadanos tienen  en ello desde sus roles personales y profesionales se trata, se visibilizan conflictos evidentes que ponen en el punto de mira de todos nosotros el distanciamiento entre los distintos poderes y la ciudadanía a quién supuestamente sirven...

El caso que hoy nos trae aquí es la decisión en conciencia de un hombre, de un colectivo, los bomberos, de negarse a colaborar desde su actuación profesional en la ejecución de una decisión judicial que, aunque legal, es discutible y, desde el punto de vista de muchos ciudadanos, manifiestamente injusta.

Alguien ha de dar el primeros paso, ha de empezar a marcar la diferencia, ha de hacer visible la disidencia... Los bomberos ahora, como antes los mineros, han sido quienes lo han dado salvando con sacrificio personal  los derechos colectivos y la dignidad de muchos.

Desde A Coruña - Galicia (España), para cualquiera que siga este espacio en texto, voz o vídeo desde cualquier lugar del mundo...



En este, como en tantos otros casos, quienes tienen posibilidad de tomar decisiones a cualquier nivel ponen en evidencia que actuar en conciencia es un deber cívico que ejemplifica lo que como sociedad muchos consideramos una cuestión por la que ante nuestros conciudadanos y nuestra conciencia debemos responder más allá de la "obediencia debida".

A menudo esta actuación en conciencia tiene consecuencias legales, laborales, económicas... y un coste personal. Muchos afortunadamente están (estamos) dispuestos a pagarlo. Esa disposición es el precio por cambiar aquello que ha de ser cambiado por el bien de todos.

El colectivo de bomberos se ha visto presionado para ejercer un papel que, en mi opinión y probablemente en la de muchos de ellos, esta claramente desconectado de su función principal, salvar vidas. Bajo estas presiones se han visto a menudo obligados a colaborar en la ejecución de desahucios.



En conciencia se han negado a menudo a realizar esta función que, si habitualmente es cuanto menos cuestionable, en las actuales circunstancias sociales, políticas y económicas se ha vuelto más evidentemente cuestionable. Su ejemplo ha tenido eco y repercusión, ha puesto en cuestión la actuación del estado y su papel en todo el proceso..., desde la propia crisis de vivienda en su génesis y desarrollo hasta los roles de todos los poderes económicos, políticos, judiciales...


El papel del estado, del poder político, se ha visto por ello cuestionado y su respuesta ha sido tan vergonzosa como desafortunadamente ciudadanos, colectivos sociales y fuerzas políticas de oposición esperábamos. Presión política, legal y de las fuerzas del orden sobre toda postura contraria, negativas de proporcionar información, sanciones administrativas,... La fuerza del poder contra la razón, sin medida, sin fundamento, sirviéndose de todas las triquiñuelas sin ningún pudor. Eso algún día también ha de pagar un precio si aun nos queda algo de dignidad y decencia.

El colectivo de bomberos ha estado allí para apoyar a su compañero en el juicio al que se ve sometido, pero también los sindicatos, representantes políticos y, lo más importante, los ciudadanos a titulo personal y a través de los movimientos sociales en los que participan. Todos al fin somos ciudadanos y no debemos ni podemos en conciencia dar la espalda a lo que ocurre con nuestros conciudadanos, nuestros vecinos...

Los medios de difusión también han tenido amplia presencia con todos los medios humanos y materiales que este momento crucial requería. Espero con interés ver mañana las informaciones en los medios escritos sobre este tema como hoy habrán puesto su grano de arena los medios audiovisuales.

La claridad mental de la colectividad es fruto de la reflexión de los individuos, del diálogo abierto y el paso del tiempo. Todos los caminos se abren dando un primer paso y yo procuro cada día abrir camino en la medida de mis posibilidades.

En la arena de este circo nos veremos, detrás de la cámara, con el bolígrafo en la mano, estaré como testigo cuando las circunstancias lo permitan, pero no esperes de mi solo la simple observación, a menudo estaré en la procesión y tocando las campanas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Bienvenido, gracias por tu visita!