miércoles, 17 de septiembre de 2014

Tiempo de francotiradores: En tiempos de confusión política, en "vísperas" de elecciones, es sensato mover fichas, situarse y cazar a la espera

En tiempos de confusión, cuando nada está claro, es tiempo de situar las fichas y esperar a que cada cual delate sus fortalezas y debilidades, sus verdades y sus mentiras. Es tiempo de francotiradores, de cazar a la espera.

Desde A Coruña - Galicia (España), para cualquiera que siga este espacio en texto, voz o vídeo desde cualquier lugar del mundo...


Es tiempo de retraerse, de ser anónimo apoyando las alternativas viables y esperar a que cada cual descubra su juego.

El voto ha de ser un tiro preciso, contundente, despiadado, sin previo aviso... Solo la suma de voluntades ha de determinar lo que ocurra de aquí en adelante.

No es tiempo de escuchar encuestas y creer en promesas y mensajes vacíos. Es tiempo de oír, ver, callar, juzgar y actuar en consecuencia. Cuando el miedo cambia de bando, la inseguridad del poder es la mitad de la victoria de la razón y la justicia sobre los partidos que han acaparado el poder en su beneficio y en el de sus aliados económicos dando la espalda a los derechos y los intereses de la  ciudadanía.

Es hora de demostrar en donde está la soberanía, de ser leones o corderos. Nadie en su sano juicio debería aceptar en cualquier tiempo una invitación a una cena en la que está llamado a ser el plato principal. Cada cual ha de decidir su papel en esta cena. Lo que la mayoría decida tendrá consecuencias que nos afectarán durante mucho tiempo, para bien o para mal.

Las elecciones locales serán un primer paso, pero no el último. Ni siquiera las elecciones autonómicas o las generales lo serán. Se acabaron los tiempos en que ganar o perder cada batalla nos permitirá volver a casa y descansar disfrutando de la victoria. Es tiempo de vigilia permanente, la prolongada tregua de los estómagos satisfechos ha terminado.

La claridad mental de la colectividad es fruto de la reflexión de los individuos, del diálogo abierto y el paso del tiempo. Todos los caminos se abren dando un primer paso y yo procuro cada día abrir camino en la medida de mis posibilidades.

En la arena de este circo nos veremos, detrás de la cámara, con el bolígrafo en la mano, estaré como testigo cuando las circunstancias lo permitan, pero no esperes de mi solo la simple observación, a menudo estaré en la procesión y tocando las campanas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Bienvenido, gracias por tu visita!